CONTACTO:

solimazarron@gmail.com

viernes, 20 de abril de 2012

El alcalde de Moguer (Huelva) vuelve a enfrentarse a Aqualia por querer subir el agua un 36,7%


La empresa remite un escrito al Ayuntamiento justificando un desfase en sus previsiones y el cobro real · Cuéllar arremete contra el anterior equipo de gobierno del PP porque nos engañó al privatizar el servicio

zoom
La oficina que abrió la empresa Aqualia en el municipio moguereño.

El alcalde de Moguer, Gustavo Cuéllar (PSOE), calificó ayer de brutal la subida del agua propuesta por la empresa Aqualia, que gestiona este servicio municipal en la localidad. Moguer formó parte de la escasa decena de pueblos de la provincia de Huelva que, durante el anterior mandato y con un gobierno local del PP, se resistió a incorporarse en la Mancomunidad de Servicios (MAS), con mayoría socialista, y entregar el suministro del agua a la empresa pública Giahsa. En su lugar sacó un concurso público tras el que adjudicó, en 2009, el servicio a una empresa privada que ya operaba en la provincia de Huelva, Aqualia. Este mismo ejemplo siguieron otros pueblos también gobernados por el PP, como Lepe, dando lugar a la llamada guerra del agua por los enfrentamientos que la transición del servicio de una a otra empresa provocó en los pueblos, donde se vieron implicadas las plantillas de trabajadores de Giahsa, que perdió dichos servicios.

Su actual alcalde, Gustavo Cuéllar, se resiste ahora a mantener este servicio en manos privadas, aunque poco puede hacer para evitarlo y se prepara para volver a frenar a la empresa en su intento de incrementar el precio del recibo. Cuéllar aseguró que recientemente se recibió en el Ayuntamiento un escrito de la empresa Aqualia en el que propone aplicar un incremento en la factura del 36,7%, argumentando un desfase entre sus previsiones y la realidad de la gestión que se realiza en el municipio.

El Pleno municipal de Moguer que se celebró en el mes de julio rechazó subir un 31,2% el recibo del agua como proponía Aqualia al considerar que el servicio que presta la empresa estaba provocando un descontento generalizado en la ciudadanía por su falta de calidad y los numerosos problemas de lecturas y facturación que se venían produciendo y por entender que no existía argumento alguno para atender su demanda, explicó en su día el alcalde.

Unos meses después de que el Pleno, con los votos del PSOE y Avema, y el voto en contra del PP, se opusiese a la espectacular subida propuesta por Aqualia, valoró el alcalde, la empresa remite al Ayuntamiento un documento en el que, no sólo propone un nuevo incremento en los recibos, que alcanzaría ahora la desorbitada cifra del 36,7%, sino que reclama al Consistorio las cantidades que, según las cuentas de la compañía, está dejando de ingresar por la diferencia entre sus previsiones de facturación y la realidad del servicio.

Para el alcalde socialdemócrata, desde el momento en el que el anterior alcalde, Juan José Volante, privatizó el agua y Aqualia sustituyó a Giahsa en la prestación de los servicios en Moguer y Mazagón, teníamos claro que nos iban a solicitar una subida de tarifas, lo que demuestra que el anterior gobierno popular engañó a todos los moguereños con el proceso de adjudicación; pero es que, además, ahora se nos quiere hacer pagar la imprevisión y la falta de capacidad de gestión de una empresa que ha sido incapaz de atender las necesidades de la ciudadanía moguereña.

El alcalde remarcó que, según argumenta Aqualia, la subida de tarifas se justifica porque las previsiones de consumo realizadas antes de la adjudicación del servicio incluían erróneamente los abastecimientos a las comunidades de regantes y la zona de Ciparsa en Mazagón, lo que hace que el consumo real no se corresponda con los datos que manejaban sus técnicos, pero esto es algo que debería haberse conocido y valorado, tanto por los técnicos de la empresa como por el equipo de gobierno de Volante, añadió Cuéllar. Este añadió que no entendemos cómo se puede encomendar la prestación de un servicio tan esencial para la ciudadanía como éste, a una empresa que demostró desde el primer momento un gran desconocimiento sobre la realidad de la gestión del agua en nuestro municipio.

Cuéllar fue muy crítico con el acuerdo de adjudicación del servicio a Aqualia firmado en su día por Volante que, en su artículo 36, contempla la posibilidad de que el Ayuntamiento deba asumir el coste de la diferencia entre las previsiones económicas de la empresa y los datos reales de facturación en el municipio.

Gustavo Cuéllar llama la atención sobre el hecho de que la concesión a Aqualia estuvo llena de incógnitas y que no se informó debidamente a los ciudadanos sobre todos los aspectos del contrato de adjudicación. El gobierno de Volante nos vendió una gestión ejemplar en la que el Ayuntamiento recibía de la nueva concesionaria entre 5 y 6 millones de euros, además de otro 1,5 millones de euros más que se invertirían por parte de la empresa en obras de mejora en las redes del municipio, pero lo que nunca dijo el equipo de Gobierno popular fue que esas inversiones en infraestructuras, se harían repercutir finalmente sobre los recibos de los moguereños.
leído en: huelvainformacion.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario